Entradas

Minilanchas a propulsión química

En el quinto planito dedicado al modelismo naval, Héctor Sídoli nos ofrece estas lanchitas cuasimágicas que navegan impulsadas exclusivamente por un mínimo trocito de jabón. La teoría nos dice que el jabón actúa como factor surfactante y disminuye la tensión superficial en la parte trasera de la embarcación, pero nada de esto importaba a los pequeños lectores de Lúpin que deben haberse sentido fascinados por estos juguetes, construidos con sus propias manos y que aparentemente funcionaban basándose en magia negra, plegarias o nada en absoluto.


Autor: Tito Sol. Publicado en Revista Lúpin número 78,  página 65, marzo de 1972.

El avión Tubito

¡Otra vez, de regreso!

Lúpin te enseña a volar parte 6

Receptor sin antena ni tierra

Pequeño ventilador de mano

Lúpin te enseña a volar Parte 5

Paracaídas

Lúpin cumple 7 años

Hidrodeslizador

Escalas de ferromodelismo

Aguascopio

Nuestra tapa de verano

¡Otra vez de vacaciones!

Lúpin te enseña a volar Parte 4